Aspectos Generales

Descripción del sector

La Parroquia San José de Dahuano se extiende sobre una superficie de 50.165,29 hectáreas de territorio de perfiles irregulares con muchas ondulaciones desde la parte más alta de la cordillera Napo Galeras hasta lo más bajo de 400 metros sobre el nivel del mar en las planicies de las orillas del rio Huataraco al Norte y Rio Bueno al Sur. La cobertura vegetativa del suelo es muy diversa y va cambiando conforme cambia los niveles altitudinales del territorio, predomina en un 68,70% el bosque originario con 34.465,40 hectáreas, luego desde el año 1973 con la fundación de la primera comunidad se han establecido 14.529,67 hectáreas de área agrícola que corresponden al 28,96% del total del territorio y unas 526,39 hectáreas de bosque secundario intervenido. Se completa el uso del suelo de la parroquia con 30,44 hectáreas de área urbana y 613,39 hectáreas de cuerpos de agua, arena, moretal y suelo desnudo formado entrópicamente.

Conforme se presenta los horizontes de pendientes y los niveles altitudinales sobre el nivel del mar, la temperatura oscila entre 22º en la parte baja y 20º en las partes más altas, los periodos de lluvia casi son regulares durante todo el año, diferenciándose los menos lloviosos con 4000 mm y los más abundantes de 5000 mm, debido a estas características la humedad relativa de la atmosfera es del 88%.

Los suelos de la parroquia San José de Dahuano, como parte del cantón Loreto, se los puede caracterizar en dos tipos de suelos:

  • a) Principalmente Inceptisol, que poseen características aptas para cultivos perennes y bosques, cubriendo la mayor parte de la parroquia
  • b) Los Entísoles, que son suelos ricos en sedimentos, debido al transporte de materiales desde las partes montañosas, aumentando la fertilidad de los mismos, pero que se localizan solamente en las riberas de los principales ríos, Huataraco y Rio Bueno. (Thompson L.,1988). FUENTE MAGAP – 2013.

Debido al conocimiento de estas limitaciones de fertilidad del suelo, a la escasa población nativa y a la relativa disponibilidad de tierra, los pueblos ancestrales practicaron la agricultura migratoria, pero esta práctica ancestral hoy debido a una mayor densidad poblacional, al tipo de propiedad de la tierra y a las prácticas de cultivos perennes incorporados en las últimas décadas, la practica ancestral de la agricultura migratoria ya no son posibles. El uso inapropiado del recurso suelo ha ocasionado fenómenos nocivos como compactación, contaminación, erosión, deforestación y pérdida de fertilidad; de allí tenemos como resultado que los niveles de productividad después de los tres primeros años en los cultivos de cacao y café son mínimos, de 3 a 6 quintales por hectárea en cultivos de cacao y de 10 a 12 qq de café por hectárea.

Desde al año 1973 hasta hoy 2015 en un proceso de migración de la provincia de Napo, se han establecido 38 comunas, 6 recintos con una población total de 6,210 (2015). Población que se preocupó en primera instancia por la provisión de alimentos, acceso a la servicios básicos educación, salud, vivienda y agua para el consumo humano.

Es una relación sociedad naturaleza en un nivel de desarrollo básico, no incorporan la tecnología. Los volúmenes de producción son de subsistencia, la población vive en niveles de pobreza elevados, en algunas comunidades del interior de la montaña, la economía aun es de recolección con fuerte componente de caza y pesca.

“La tierra es un recurso limitado y no renovable, y el crecimiento de la población humana determina la existencia de conflictos en torno a su aprovechamiento. Es urgente armonizar los diversos tipos de tierras con el aprovechamiento más racional posible, a fin de optimizar la producción sostenible y satisfacer diversas necesidades de la sociedad, conservando al mismo tiempo, los ecosistemas frágiles y la herencia genética2.

Los bajos niveles de escolaridad más el elevado nivel de analfabetismo lleva consigo a un escaso nivel de tecnología incorporados en la producción y en el mejoramiento de la fertilidad del suelo. Por tanto existe poco volumen de producción con lo que no es factible emprender la industrialización local ni las llamadas cadenas de valor. Esta tendencia continuará hasta que la población local adquiera mejores niveles de conocimiento y formación en su talento humano local. Es urgente facilitar tecnologías apropiadas, recuperar algunas prácticas ancestrales y acercar centros de formación del talento humano a nivel de universidad o centros tecnológicos. La pobreza no solo es económica sino intelectual y así los pueblos no pueden emprender el desarrollo sustentable. La priorización de problemas de los servicios públicos de salud, agua potables, recolección de basura y alcantarillado constata una situación de abandono y desigualdad en comparación con los indicadores nacionales. La vialidad que comunica al interior de las comunidades solo indica la poca inversión pública en los asentamientos rurales de esta parroquia. Todas estas carencias nos indican la hoja de ruta del desarrollo de las comunidades y las prioridades de inversión de sus gobiernos locales-nacional. Empezando por la dotación de los servicios básicos, el mejor acceso a la educación superior, la recuperación del conocimiento ancestral en conocimiento de plantas y animales, el fortalecimiento organizativo y el impulso a la productividad de cultivos para resolver primero la seguridad y soberanía alimentaria y luego la comercialización con agregación de valor.
 

Bottom Logo

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim veniam, quis nostrud exercitation ullamco laboris

404, Mark Twain Tower, Saint MG Road, United States